Mantenimiento de los filtros del automóvil

Mantenimiento de los filtros del automóvil

11 de febrero de 2014
0 Comentarios

filtros coche

 

Los filtros, como su propio nombre indica, tienen la función de filtrar los elementos físicos del aire o fluidos como el aceite y el combustible. En los vehículos se montan filtros de varios tipos, cada uno con una función y con distintas recomendaciones de mantenimiento:

Filtros de aire
Un filtro en buenas condiciones garantiza que el aire que llega al motor no contiene partículas abrasivas. La combustión, por tanto, se realizará en las mejores condiciones y el consumo de combustible se mantendrá en los niveles recogidos en el catálogo del vehículo, al igual que ocurre con las emisiones contaminantes.

Es importante que el filtro se revise siempre en las operaciones de mantenimiento del vehículo. Los lugares por los que se circula condicionarán en gran medida el final de vida de los filtros de aire. Por ello, en caso de andar por caminos polvorientos con asiduidad, será necesario proceder con mucha más frecuencia a su reposición que si se conduce por ambientes mucho más limpios.

Filtros de aceitePor el desgaste normal del motor aparecen partículas metálicas que se desprenden de los componentes y van a parar al lubricante. La misión del filtro de aceite es la de retener dichas partículas que perjudicar el rendimiento del motor o incluso pueden llegar a dañarlo gravemente.

Dado que los períodos de reposición de los aceites se han dilatado mucho en los vehículos nuevos, y a pesar de que la  calidad de los filtros ha mejorado de forma notable, resulta imprescindible reponer este elemento cada vez que se cambia el lubricante.

Filtros de combustible
El funcionamiento de los filtros de combustible es diferente si se trata de vehículos de gasolina o diésel, aunque su tarea es primordial para garantizar la salud del motor. En el caso de lo los vehículos de gasolina, su labor consiste en eliminar las impurezas del combustible antes de éstos lleguen al motor. En los vehículos de gasóleo sirven para eliminar el agua y evitar la corrosión de los elementos metálicos del motor.

Deben revisarse siempre que el vehículo entre al taller para su mantenimiento.

Filtros de habitáculo
El filtro de habitáculo se ocupa de la de salud de sus ocupantes. Atrapa las partículas de polvo y los granos de polen que están en suspensión en el ambiente. Evitando que entren al vehículo y aminorando su negativa incidencia especialmente en los alérgicos. Proporcionando una sensación de limpieza y bienestar en el interior del habitáculo.

Es conveniente reponerlos una vez al año, salvo que frecuentemente se conduzca por terrenos polvorientos o con mucha suciedad. Y es muy importante tener en cuenta que  un filtro colmatado tiene todavía peores consecuencias para la salud que la ausencia de filtro.

Fuente: Carrera del taller

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *