Nuevo Audi SQ5 3.0 TFSI. Tope de gama de la familia Q5

Nuevo Audi SQ5 3.0 TFSI. Tope de gama de la familia Q5

23 de enero de 2017
0 Comentarios

El Nuevo Audi SQ5 equipa un motor V6 TFSI de 2.995 cc con una potencia de 354 CV (260 kW). Fabricado en aluminio, el motor turboalimentado entrega un par constante de 500 Nm entre 1.370 y 4.500 rpm. La aceleración de 0 a 100 km/h se completa en 5,4 segundos, mientras que la velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h. En el ciclo NEDC, el nuevo Audi SQ5 3.0 TFSI consume sólo 8,3 litros de combustible cada 100 km, lo que equivale a unas emisiones de CO2 de 189 g/km. Comparado con su predecesor, esto supone una reducción de 13 g/km.

En el Nuevo Audi SQ5 la aceleración de 0 a 100 km/h se completa en 5,4 segundos

Nuevo proceso de combustión del Nuevo Audi SQ5: mayor eficiencia

Un nuevo proceso de combustión desarrollado por Audi hace que el 3.0 TFSI resulte particularmente eficiente. Se basa en el llamado proceso de “ciclo B” combinado con inyectores de alta presión situados en el centro de las cámaras de combustión. Con una fase de compresión acortada artificialmente, el ciclo B permite utilizar relaciones de compresión significativamente mayores. Junto a una fase de explosión relativamente más larga que la de compresión, esto permite una mejor combustión y, por lo tanto, aumenta la eficiencia del motor.

Bajo carga parcial, el sistema Audi valvelift del Nuevo Audi SQ5 permite una duración muy corta de la apertura de las válvulas de admisión de 130 grados de ángulo para el árbol de levas, junto a un cierre anticipado de las válvulas de admisión, lo que acorta la fase de admisión del motor. Con cargas más altas, el sistema cambia a un contorno del árbol de levas que permite tiempos de apertura más largos y mayor carrera de las válvulas. El motor funciona con una relación de compresión normal y con un rendimiento máximo.

Turbocompresor del Nuevo Audi SQ5>: con tecnología twin-scroll

El turbocompresor, que sustituye al compresor mecánico utilizado en el motor anterior, funciona según el principio twin-scroll. Los gases de escape procedentes de las dos bancadas de cilindros fluyen de forma separada por el colector de escape y en la carcasa del turbocompresor, y sólo se unen al llegar a la turbina. Esta tecnología mejora el flujo de gases de escape de cara a conseguir una respuesta más instantánea de la turbina, y resulta un factor clave en la poderosa y rápida entrega del par motor.

El turbocompresor del Nuevo Audi SQ5 se ubica entre las dos bancadas de la V a 90 grados que forman los cilindros, por lo que el lado del escape está en la parte interior y la admisión en el exterior. Esta disposición permite una construcción compacta y recorridos de los gases muy cortos, con mínimas pérdidas de flujo, por lo que el 3.0 TFSI responde de manera extraordinariamente espontánea y directa.

Peso reducido: ahorro de 14 kg

El motor V6 TFSI pesa sólo 172 kilogramos, lo que supone una reducción de 14 kilogramos respecto al anterior motor con compresor. Fabricado con una aleación de aluminio mediante un complejo proceso de fundición en arena, el bloque cuenta con las camisas de los cilindros integradas, realizadas en fundición gris. En combinación con los segmentos de nuevo desarrollo para los pistones, se reduce la fricción.

Otro módulo de eficiencia en el Nuevo Audi SQ5: innovadora gestión térmica

El bloque y la culata cuentan con circuitos de refrigeración independientes. Tras un arranque en frío, la bomba de agua controla el flujo del refrigerante a través del motor de forma que el aceite alcance su temperatura óptima de funcionamiento lo antes posible. El colector de escape está integrado en la culata y bañado en refrigerante, otra medida que ayuda al motor a calentarse rápidamente. Cuando el motor está caliente, el sistema reduce la temperatura del escape.

Como resultado se consigue un menor consumo de combustible, especialmente en conducción deportiva.
Dinámica de conducción
Un suave y rápido cambio tiptronic de ocho velocidades transmite la potencia en el nuevo Audi SQ5. Las marchas inferiores cuentan con relaciones cortas y deportivas, mientras que el desarrollo en las marchas superiores es largo para reducir el régimen de giro del motor y el consumo de combustible. Siempre que se active la función en el Audi drive select, la transmisión conecta de forma automática el modo de marcha por inercia tan pronto como el conductor levanta el pie del acelerador cuando se circula a velocidades entre 55 y 160 km/h, para una mayor eficiencia de combustible.
La tracción permanente quattro contribuye al comportamiento deportivo. Durante la conducción normal el sistema distribuye la potencia del motor con un reparto ligeramente favorable al eje trasero.

Cuando es necesario, manda potencia al eje delantero para mejorar la tracción. El sistema de control selectivo de par está activo sobre cualquier superficie. Al abordar una curva en conducción deportiva esta función de software se encarga de aplicar ligeramente los frenos a las ruedas interiores para que el coche se inscriba en la curva de forma más precisa, haciendo que el comportamiento resulte neutral durante más tiempo, y que el manejo sea más ágil y estable.
El diferencial deportivo opcional optimiza aún más la respuesta al volante mediante la distribución activa del par en las ruedas traseras a través de dos etapas de superposición.

Envía más par a la rueda exterior cuando se acelera en curvas de radio particularmente cerrado, haciendo que el Nuevo Audi SQ5 se muestre aún más ágil. El diferencial deportivo empuja literalmente al coche en la curva, eliminando el subviraje. Su gestión está integrada en el sistema Audi drive select, y se ejecuta a través de la unidad central de control, la plataforma de chasis electrónico.
La suspensión de cinco brazos en los ejes delantero y trasero establece las bases para el comportamiento deportivo del Nuevo Audi SQ5. Su elaborado diseño proporciona mayor estabilidad al límite y combina agilidad con un gran confort. El sistema de amortiguación controlada electrónicamente ofrece una distribución particularmente amplia entre los tarados más confortable y más dinámico. La amortiguación adaptativa CDC (control continuo de la amortiguación) se integra en el sistema Audi drive select junto con el motor, la dirección, el cambio tiptronic y el diferencial deportivo opcional. Esto permite al conductor controlar las características del motor y de la suspensión en base a diferentes programas. La suspensión neumática S está disponible como opción. Permite al conductor adaptar no sólo la amortiguación, sino también la altura de la carrocería en función de cada situación de conducción.

La nueva dirección electromecánica del Nuevo Audi SQ5 con ajustes específicos S contribuye igualmente a la dinámica de conducción del SQ5. De forma opcional está disponible la dirección dinámica, que varía la desmultiplicación en función de la velocidad y del ángulo de giro del volante. Los neumáticos de serie en formato 255/45 están montados en llantas de fundición de aluminio de 20 pulgadas, y opcionalmente se pueden equipar llantas de 21 pulgadas. Audi Sport ofrece cinco exclusivos diseños de llantas de 21 pulgadas para una mayor personalización. En el eje delantero los frenos incluyen discos de 350 mm con pinzas fijas de seis pistones en color negro (opcionalmente en rojo) que incluyen el logo S.

El Audi RS 6 cumple 20 años

El Audi RS 6 cumple 20 años

Guillermo
6 de septiembre de 2022
El Audi RS 6 cumple 20 años, para celebrarlo os contaremos 20 curiosidades del Audi RS 6 y cómo ha ido evolucionando a lo largo del tiempo.