Mi experiencia en el Race Tour Volkswagen

Mi experiencia en el Race Tour Volkswagen

13 de julio de 2015
0 Comentarios

Por Leticia Pesquera

«Llegas al Jarama ya con el gusanillo en el estómago y las ganas de vivir una experiencia de la que no todos tienen la oportunidad, y experiencia justo es el nombre con el que describir la jornada del RACE TOUR de la que he sido partícipe.»

Ya durante la presentación sientes que te sobra la silla y no puedes dejar de pensar: Que empiece esto! Una mañana dividida en 4 bloques, donde tienes la oportunidad de sentir distintos tipos de conducción, probar diferentes modelos de la gama Volkswagen y saber realmente cómo utilizar los sistemas de seguridad que porta un coche de estas condiciones.

Empezamos con la estación 4Motion, donde puedes probar el modelo Tiguan Country y el increíble Toureg, dos vehículos que nada mas montarme me dejaron sin palabras. Ascenso de cuestas que podrían pasar por paredes de arena y que gracias al sistema Auto Hold el coche asciende por ellas manteniendo la velocidad y haciendo muestra de la increíble fuerza que derrochan. Paredes con inclinación de hasta 40º por las que puedes desplazarte horizontalmente, o llegar a un terraplen y que te diga el instructor: Confía en mi, suelta los pedales!… Y sentir que el Touareg en el que estas montando, con nada mas y nada menos que dos toneladas y media de peso, no se precipita sino que el sistema de ayuda en descenso lo frena y desciende suavemente solo a una velocidad constante. Y esto solo empezando!!

Llegas a lo bueno, o al menos lo que a la gran mayoría le fascina… La hora de correr y sentir lo que es la conducción de rally. Dos opciones de vehículo, tranquilos vais a probar los dos, y aunque te dejan dar dos vueltas con cada uno, no lo voy a negar, siempre quieres mas. Un Golf R por un lado y un Siroco R-Line por otro. Sin duda una oportunidad para aprender a tomar una curva y trazar el circuito, frenar, girar y volver a acelerar… Nunca me había sentido tan segura conduciendo un deportivo de estas cualidades. Agarre máximo en las curvas, casi no dirías que la estás tomando a esa velocidad, y aunque siempre da miedo lo de poder salirse (es normal siendo conductores de ciudad que se tragan horas de atasco) según ves que aceleras compruebas la enorme estabilidad de ambos modelos. Para mi gusto, me quedaría sin duda con el Golf R, desde que pisas por primera vez el acelerador y escuchas el sonido del motor, la fuerza que emana, el carácter rompedor y la enorme estabilidad y arranque en las salidas de curva que presenta… Sin duda la mejor opción para los amantes de los vehículos deportivos.

«Llegas a lo bueno, o al menos lo que a la gran mayoría le fascina… La hora de correr y sentir lo que es la conducción de rally.»

Y ahora, cuando ya te bajas medio mareado o medio eufórico, no me ha quedado claro aún y eso que han pasado unas horas, te toca enfrentarte al “Mickie” como los llaman ellos. Un Polo Sport, un semáforo de salida y un crono para medir tu tiempo. Se trata de recorrer un circuito de conos, con fechas alternativas que te indican si girar a un lado u otro y pavimento mojado… Ojo! No hay que tirar los conos y hay que tardar lo menos posible. Yo, creyente de que los iba a tirar todos, me he quedado la última, y para una conductora de coche manual, hacer el juego de manos con un automáticos es mucho mas fácil y rápido… y sorpresa: no he tirado ni un cono, haciendo un tiempo de 23,400sg, de las mejores marcas femeninas por lo que me han comentado alli. Y claro, normal venirse arriba. Pero toca probar otras habilidades, y para ello te montas en un Passat, de más está decir que bien merecido tiene haber sido nombrado el coche el año, pero este viene con un detalle extra, y es que la luna delantera está pintada en negro, y tienes que conducir el coche guiándote con un sistema de cuatro cámaras alrededor del coche que te indican la dirección que toma el vehículo, los obstáculos que te vas a encontrar (incluso cuando están detrás de un muro) o si te aproximas mucho a un objeto.

Puedo decir que después de un día como hoy, he experimentado de lleno el espíritu Volkswagen, siempre apostando por la innovación y la seguridad y poniendo a tu disposición sistemas de seguridad que hacen que la conducción sea una auténtica gozada. Gracias por este día a F. Tomé que me ha brindado la oportunidad de ir, y a Volkswagen por seguir apostando por la seguridad vial de sus conductores.

«Puedo decir que después de un día como hoy, he experimentado de lleno el espíritu Volkswagen, siempre apostando por la innovación y la seguridad y poniendo a tu disposición sistemas de seguridad que hacen que la conducción sea una auténtica gozada.»