E-Golf Intelligent Charge.

E-Golf Intelligent Charge. Carga por inducción.

e-Golf Intelligent Charge es la carga por inducción para facilitar el uso de vehículos eléctricos

El e-Golf se acopla automáticamente a una placa de carga por inducción en el suelo.

La comprobación de carga se puede realizar a través de los faros LED. La función e-Station Guide evalúa el estado y la accesibilidad de las estaciones de carga para facilitar el proceso.

Su eje central es la carga por inducción, que a medio plazo se convertirá en una alternativa consolidada a la carga por cable y simplificará de forma significativa el uso de vehículos eléctricos, ya que solo hay que aparcar el coche sobre una placa de carga.

En un futuro, los usuarios podrán saber si la batería se está cargando a través de los faros LED del vehículo. Gracias a la función e-Station Guide, los conductores de vehículos eléctricos no solo podrán encontrar una estación de carga, sino también obtener información de su localización, equipamiento y las opciones de pago. También se ha implementado en este Golf la Digital Key, una llave electrónica que da a terceras personas un acceso temporal y seguro al vehículo, y también permite arrancar o parar el motor a través de un smartphone o smartwatch.

 

Carga inalámbrica. Aparcar y cargar. Con la carga por inducción, lo único que debe hacer el conductor es aparcar el vehículo sobre una placa de carga. En CES, Volkswagen demuestra su funcionamiento con un e-Golf: una vez la unidad de control y comunicaciones de la placa de carga ha establecido una conexión con el vehículo a través de un canal de comunicación, puede empezar la transmisión de energía sin contacto por campo electromagnético entre las dos bobinas (una situada en el suelo de la plaza de aparcamiento y otra en el e-Golf). Previamente, un “elevador” aproxima la placa
integrada en el aparcamiento a los bajos del Golf. Con ello, solo queda un mínimo espacio de aire entre las dos bobinas, por lo que –al contrario que en los sistemas de suelo fijo sin “elevador”– se consigue una mayor eficiencia de energía y se pueden satisfacer sin problemas los límites electromagnéticos (valores EMC).