Consejos para una conducción segura en invierno I

Consejos para una conducción segura en invierno I

23 de enero de 2014
0 Comentarios

consejos2

En invierno, las condiciones climáticas son más difíciles de prever, por lo tanto es muy importante para el conductor extremar la prudencia en las carreteras. Mantente alerta, reduce la velocidad y anticípate a posibles imprevisto.

La conducción invernal exige más de tus habilidades como conductor y de tus neumáticos. Te ofrecemos algunos consejos que pueden serte de gran utilidad en condiciones invernales:

Mayor concentración.

Se consciente tanto de tus limitaciones, como la del resto de conductores. Ajusta tu velocidad a las condiciones de la carretera y mantén la distancia de seguridad con el vehículo de delante. Evita situaciones en las que haya que frenar bruscamente en una superficie resbaladiza.

Visibilidad

Es conveniente utilizar lentes de sol para evitar el reflejo de la nieve en días soleados, y emplear luces bajas tanto de día como de noche.

Calzada

Con nieve, normalmente, es recomendable conducir sobre las roderas de otros coches para tener mejor agarre. Sin embargo, si ha empezado a nevar hace poco y no hay más de un dedo de nieve, la capacidad de agarre de la rueda es mayor sobre la nieve virgen: en las roderas la nieve está machacada y se forma una pasta de agua y nieve que patina mucho y que, además, se congela rápidamente.

Utilizar neumáticos de invierno.

Los neumáticos de invierno mejoran la seguridad y la movilidad. Aportan una mayor tracción, frenada y control con agua, escarcha, nieve, y especialmente con hielo. Montar cuatro neumáticos de invierno dotará a su coche de una mayor estabilidad y el control.

Radiador

Vigila la temperatura del motor. Si ves que sube por encima de su valor normal, es muy probable que la nieve haya taponado las tomas de aire. Detente y límpialas, pues de lo contrario quemarás el motor.

Arranque

Para evitar patinar al arranca el vehículo sobre nieve es fundamental acelerar poco a poco. Si notas que las ruedas patinan, sube a una velocidad superior para reducir la fuerza que se aplica a las ruedas. De este modo el coche se pondrá en marcha limpiamente.

Si te encuentras atascado en la nueve, nunca intentes salir acelerando a fondo, esto sólo conseguirá que el coche se hunda más. Intenta retroceder unos metros y busca otra trazada que tenga menos nieve; si no, utiliza ese espacio que has ganado para ‘tomar carrerilla’ -arranca en segunda velocidad- y, sin detenerte y acelerando con cierta suavidad, trata de avanzar por ese mismo sitio hasta llegar a un sitio donde haya menos nieve.

 

¿Quieres conocer más consejos para conducir en condiciones climatológicas invernales?

Consejos para una conducción segura en invierno II

 

Fuente: Michelín

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *